El estrés es un problema de salud serio en los Estados Unidos

La tercera parte de la población en los Estados Unidos vive en un estado de estrés extremo, mientras que cerca de la mitad (48 por ciento) considera que su estrés ha aumentado en los últimos cinco años. El estrés está afectando enormemente a las personas, contribuyendo al surgimiento de problemas de salud, relaciones deficientes y pérdida de productividad laboral, según los resultados de una nueva encuesta dada a conocer hoy por la Asociación Americana de Psicología (APA, por sus siglas en inglés).

El dinero y el empleo siguen siendo las causas principales de estrés para la cuarta parte de la población del país, lo que equivale a un sorprendente incremento de más del 59 por ciento con respecto a los encuestados que reportaron las mismas fuentes de estrés en el año 2006. El sondeo también reveló que la crisis de la vivienda está afectando a muchas más personas, pues la mitad de la población (51 por ciento) consideró este año los costos de alquiler o de hipoteca como fuentes de estrés.

Cerca de la mitad de las personas en los Estados Unidos reportó que el estrés ejerce un efecto negativo en sus vidas personales y profesionales. Aproximadamente la tercera parte (31%) de los adultos empleados experimentan dificultades en el desempeño de las responsabilidades laborales y familiares, mientras que el 35 por ciento considera que la interferencia del trabajo en el tiempo que se dedica a la familia o al descanso personal es una fuente significativa de estrés. El estrés provoca que la mitad de la población (54 por ciento) se enoje con aquellos a quienes tiene más cerca. Uno de cada cuatro encuestados reportó haber confrontado dificultades con un amigo o familiar a causa del estrés, mientras que el 8 por ciento vinculó el estrés con un divorcio o separación.

"El estrés en los Estados Unidos sigue aumentando, y está afectando cada aspecto de la vida, desde el trabajo a las relaciones personales, los patrones de sueño y los hábitos de alimentación, así como a la salud", advirtió el psicólogo Russ Newman, PhD, JD, director ejecutivo de la APA para la práctica profesional. "Sabemos que el estrés es parte de la vida, y que cierto estrés puede tener un impacto positivo. Sin embargo, los altos niveles de estrés que reportan muchos estadounidenses pueden implicar consecuencias negativas a largo plazo en la salud, que van desde fatiga hasta la obesidad y las enfermedades cardiacas".

El estrés afecta la salud

El 28 por ciento de las personas en los Estados Unidos afirma que controla el estrés extremadamente bien. Sin embargo, muchas personas reportaron haber experimentado el mes pasado síntomas físicos (77 por ciento) y psicológicos (73 por ciento) relacionados con el estrés. Entre los síntomas de estrés figuraron: fatiga (51 por ciento); dolores de cabeza (44 por ciento); problemas estomacales (34 por ciento); tensión muscular (30 por ciento); cambios de apetito (23 por ciento), rechinar de dientes (17 por ciento); cambios en la libido o estímulo sexual (15 por ciento), y mareos (13 por ciento). Por su parte, entre los síntomas psicológicos figuraron: irritabilidad o enojo (50 por ciento); nerviosismo (45 por ciento); falta de energía (45 por ciento); y deseos de llorar (35 por ciento). Además, cerca de la mitad de los encuestados (48 por ciento) reportó insomnio a causa del estrés.

Cómo controlan el estrés las personas en los Estados Unidos

Si bien la población de los Estados Unidos lidia diariamente con el estrés, los perjuicios a la salud son más serios cuando el estrés se controla insuficientemente. Cuatro de cada diez personas (43%) afirmó haber comido en exceso, o ingerido alimentos perjudiciales a la salud para controlar el estrés; mientras que la tercera parte (36%) pasó por alto una comida el mes pasado debido al estrés. Por su parte, las personas que consumen bebidas alcohólicas (39 por ciento) o fuman cigarrillos (19 por ciento) también mostraron mayor propensión a conductas perjudiciales para la salud durante períodos de gran estrés. Asimismo, cantidades significativas de personas afirmaron que veían televisión durante más de dos horas al día (43%) y se entretenían con videojuegos o navegando la Internet (39 por ciento). Entre las conductas sanas utilizadas para controlar el estrés figuraron: escuchar música (54 por ciento); leer (52 por ciento); hacer ejercicios o caminar (50 por ciento); dedicar tiempo a familia y amigos (40 por ciento); y orar (34 por ciento).

Factores de motivación para el cambio de estilo de vida y conducta

Aunque muchas personas en los Estados Unidos reconocen que el estrés ejerce un impacto negativo en su salud, pudieran carecer de la motivación necesaria para hacer cambios de estilo de vida y conducta. Ejemplo de ello es que sólo el 35 por ciento reportó que modificaría su conducta luego del diagnóstico de un trastorno crónico. Entre los principales factores de motivación figuraron el deseo de sentirse mejor (60 por ciento); de reducir la cantidad de estrés (45 por ciento) y de mejorar su imagen o autoestima (41 por ciento). Por su parte, el estímulo por parte de un cónyuge o compañero motivaría al 38 por ciento a emprender cambios conductuales.

La encuesta "Estrés en los Estados Unidos" (Stress in America) es parte de la campaña pública de educación "Salud Mental/Corporal" (Mind/Body Health) de la APA. Para obtener más información acerca de la encuesta, o acerca de cómo controlar el estrés, visite a Centro de Apoyo.

Metodología

En septiembre de este año 2007, la Asociación Americana de Psicología (APA) encargó la realización de su encuesta anual nacional para examinar el estado del estrés en la nación. La investigación analizó las actitudes y puntos de vista acerca del estrés del público en general, identificando las fuentes principales de estrés, las conductas comunes usadas para controlarlo, y el impacto del estrés en nuestras vidas. El sondeo exploró los niveles apropiados y excesivos de estrés; las circunstancias, situaciones y acontecimientos de la vida que provocan estrés; las actividades, recursos y conductas usadas para lidiar con el estrés; y los costos personales del mismo.

La encuesta, que se llevó a cabo por Internet en los Estados Unidos, fue realizada por Harris Interactive entre el 30 de agosto y el 11 de septiembre, 2007, y contó con la participación de 1,848 adultos (mayores de 18 años). Las entrevistas se hicieron en inglés y en español. Las cifras referentes a edad, género, raza/origen étnico, nivel de educación, regiones e ingreso familiar se ponderaron cuando se consideró necesario, para que correspondieran a sus proporciones reales en la población. Los encuestados hispanos también fueron ponderados en base al uso del idioma. También se tomó en cuenta el nivel de propensión para su correspondencia con la propensión de los encuestados a navegar por la Internet.

Con una muestra de probabilidad pura de 1,848, se podría afirmar con una probabilidad del noventa y cinco por ciento, que los resultados generales tendrían un índice de error de muestra de +/- 2 puntos porcentuales. El error de muestra correspondiente a los datos basados en sub-muestras podría ser más alto y variable. Sin embargo, esto no toma en cuenta otras fuentes de error. Esta encuesta por Internet no se basó en una muestra de probabilidad, por lo que no se puede calcular ningún error teórico de muestra.