Si está preocupado por la amenaza de una pandemia de gripe aviar, usted no está solo. Las encuestas nacionales revelan una preocupación creciente de que esta enfermedad anunciada tan ampliamente pueda llegar a los Estados Unidos, quizás tan pronto como en la próxima temporada de gripe.

Mientras que la abundante cobertura de noticias ha contribuido a aumentar la conciencia sobre la gripe aviar y el potencial de una pandemia, los informes se centran en los aspectos más sensacionalistas de la enfermedad y no han resaltado los temas más importantes. Por ejemplo, es muy difícil contraer la gripe aviar conocida también como la gripe de aves, o por su nombre científico H5N1 según la Organización Mundial de la Salud (OMS). La OMS ha confirmado que hasta mayo de 2006, sólo se registraron 200 casos de la gripe en todo el mundo. La mayoría de estos fueron casos de personas que estuvieron en contacto directo con aves infectadas, y cerca de la mitad de los pacientes se recuperaron de la enfermedad.

Lo que preocupa a científicos y oficiales de la salud es que un derivado del virus pueda evolucionar en una forma más contagiosa y llegar a Norte América. Tomar medidas prudentes para estar preparados ante el "peor escenario", ha puesto a los gobiernos, organizaciones e investigadores de salud en una posición ventajosa para evitar la propagación de la enfermedad, y conseguir ayuda para aquellos que más lo necesitan.

Preocupación sobre el Virus Aviar

El flujo casi constante de noticias sobre la gripe aviar ha provocado, desafortunadamente, sentimientos de estrés, ansiedad y temor del futuro. Estas respuestas son comprensibles, dada la incertidumbre sobre la enfermedad y la naturaleza de las historias y noticias, incompletas o exageradas.

Algunas personas temen que la enfermedad requiera tomar medidas como las cuarentenas. A diferencia del enfoque masivo, parecido al utilizado por los hospitales durante la pandemia de la Gripe Española de 1918, el manejo de la gripe aviar consistiría principalmente en que las personas permanecieran en sus casas y lejos de grupos de personas. Este paso sería impuesto sólo en áreas limitadas y por periodos cortos de tiempo.

Una conexión entre la mente y el cuerpo

La preocupación sobre la gripe aviar puede aumentar el impacto de otros factores estresantes en su vida. Después de un tiempo, esto puede acarrear un costo a su salud física, debido a la activación de los mecanismos del cuerpo humano para responder al estrés. Investigaciones han demostrado que hay una relación fuerte entre el estrés prolongado y el potencial de desarrollo de una gran cantidad de riesgos fisiológicos, entre los cuales se pueden encontrar problemas cardiovasculares como ataques al corazón, infartos, presión arterial y colesterol elevados.

El estrés puede "envejecer" a una persona más rápido de lo normal. Este proceso que puede contribuir a debilitar el sistema inmunológico. Investigadores también creen que la combinación de estrés y soledad puede reducir la capacidad del sistema inmunológico. Los sentimientos de desesperanza que acompañan el estrés y la ansiedad pueden ocasionalmente conducir a la depresión crónica.

Qué puede hacer

A pesar de que la gripe aviar es una amenaza que debe ser tomada seriamente, ésta no debe controlar su vida. Existen formas sencillas y efectivas para manejar sus miedos y ansiedades. Muchos de ellas son ingredientes esenciales para tener un estilo de vida saludable. Adoptarlas puede ayudarle a mejorar su bienestar emocional y físico.

  • Mantenga las cosas en perspectiva. Las agencies de salud pública alrededor del mundo han invertido recursos vastos en el análisis de la gripe aviar y en la predicción de los lugares en los cuales el virus podría aparecer. Además, están refinando planes para limitar la extensión de un brote. Limite la preocupación y la agitación reduciendo el tiempo que usted y su familia pasan observando o escuchando las coberturas de los medios que podrían preocuparle.

  • Manténgase saludable. Un estilo de vida saludable, que incluye dieta y ejercicio apropiados, es la mejor defensa contra cualquier amenaza. Adoptar hábitos de higiene tales como lavar las manos regularmente pueden minimizar su exposición a todo tipo de gérmenes y fuentes de enfermedad. Poseer un cuerpo saludable puede tener un impacto positivo en sus pensamientos y emociones, lo cual le permite tomar mejores decisiones y sobrellevar la incertidumbre en torno a la gripe aviar.

  • Tenga un plan. Los huracanes recientes y otros eventos relacionados con el estado del tiempo han demostrado la importancia de estar listos para cualquier emergencia. Esos mismos pasos pueden ayudarle a usted y a su familia a prepararse para cualquier brote de gripe aviar. Estos incluyen comprar alimentos no perecederos como parte de sus compras habituales, establecer con su familia un plan de comunicación de emergencia, explorar opciones para trabajar desde la casa y cuidar familiares enfermos y a otros. Saber que está preparado puede reducir su ansiedad.
  • Manténgase conectado. Mantener redes sociales y actividades puede generar un sentido de normalidad y proveerle oportunidades valiosas para compartir los sentimientos y aliviar el estrés. Este puede ser un tiempo ideal para involucrarse con su comunidad. Algunas de las historias más inspiradoras sobre el Huracán Katrina mostraban cómo las personas se unieron antes y después del desastre.
  • Obtenga información correcta. Recopile información que pueda ayudarle a determinar su riesgo de forma que pueda tomar precauciones razonables. Utilice una fuente de información confiable, tales como su agencia de salud pública local o estatal, o una fuente nacional como los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos. Enfoque sus búsquedas en el Internet en fuentes confiables como la Organización Mundial de la Salud, el Gobierno de los Estados Unidos, y la Cruz Roja Americana.
  • Busque ayuda. Los individuos que sienten un nerviosismo abrumador, tristeza prolongada o una reacción que afecte su desempeño en el trabajo o las relaciones interpersonales deben consultar a un profesional de la salud calificado y con experiencia. Los psicólogos y otros proveedores de servicios de salud mental pueden ayudar a las personas a sobrellevar el estrés extremo. Estos profesionales trabajan con las personas para ayudarles a encontrar formas para manejar la adversidad.

Agradecemos la ayuda de: Raymond F. Hanbury, PhD, ABPP, Richard A. Heaps, PhD, ABPP; Bruce Nystrom, PhD; H. Katherine O'Neill, PhD; Suzan M. Stafford, EdD; y John R. Tassey, PhD

Traducido por Ivonne Moreno-Velázquez, PhD, Asociación de Psicología de Puerto Rico