Las madres de la generación “sándwich” se sienten más estresadas

Las madres de 35-54 años de la generación “sándwich”, personas que balancean las responsabilidades exigentes y delicadas de cuidar sus hijos y sus padres a la misma vez, sienten más estrés que cualquier otro grupo de mujeres, según la encuesta Estrés en América 2007 de la Asociación Americana de Psicología (APA, por sus siglas en inglés). Y aunque cada dos de cinco hombres y mujeres en este grupo de edad se sienten agotados, la encuesta revela que más mujeres que hombres reportan pasar por estrés extremo y dicen que no manejan su estrés bien.

Casi el 40 por ciento de las personas que tienen entre 35-54 años reportan niveles extremos de estrés (comparado al 29 por ciento de personas entre 18-34 años y el 25 por ciento de personas mayores de 55 años). Este estrés afecta no solo a las relaciones personales—el 83 por ciento dice que su relación con su pareja, hijo/a y familia es la fuente principal de su estrés—pero también afecta su mismo bienestar ya que estas personas luchan para cuidarse. Al acercarse el Día de la Madre, es una buena oportunidad para las madres y sus familias reconocer la importancia de tratar su estrés y manejarlo en maneras saludables.

No es sorprendente que tantas personas en ese grupo de edad sientan estrés”, dice la psicóloga Katherine Nordal, Ph.D., directora ejecutiva para la práctica profesional de la APA. “Preocuparse por la salud de sus padres, y el bienestar de sus hijos, además de la preocupación financiera de mandar a sus hijos a la universidad y ahorrar dinero para su propia jubilación es un cargo enorme”.

La APA le ofrece las siguientes recomendaciones que pueden ayudar a las madres a manejar su estrés:

Identifique los factores que le generan estrés — ¿Cuáles eventos o situaciones le causan estrés? ¿Se relacionan a sus hijos, a la salud de su familia, a decisiones económicas, a su empleo, a sus relaciones personales o a otras cosas?

Reconozca cómo usted maneja el estrés — ¿Está usted usando comportamientos insalubres para poder con el estrés causado por mantener sus hijos y padres, y ¿Es este comportamiento específico a ciertos eventos o situaciones? Ponga las cosas en perspectiva – haga tiempo para lo que es verdaderamente importante. Ponga a sus prioridades en orden y delegue responsabilidades. Identifique las maneras en que su familia y amigos le pueden ayudar para disminuir su cargo. Decida posponer o no hacer cosas menos importantes.

Busque maneras saludables para manejar el estrés — Considere actividades salubres que disminuyen el estrés como tomar una caminata corta, hacer ejercicios, o hablar con amigos o familia. Recuerde que los comportamientos dañinos desarrollan a través del tiempo y pueden ser difíciles de cambiar. Concéntrese en cambiar un comportamiento a la vez.

Cuídese a si mismo. Coma bien, duerma lo suficiente, tome suficiente agua y haga ejercicios regularmente como tomar una caminata o hacer yoga o jugar en un partido semanal de un deporte. Manténgase en contacto con sus amigos y familia. No importa cuán frenética se ponga su vida, debe cuidarse a si misma – lo cual incluye tomar tiempo para uno – para tener la energía mental y física para cuidar sus padres e hijos.

Pida apoyo profesional – Aceptar ayuda de amigos y familia que le apoyan, le mejorará su habilidad de salir por adelante durante tiempos de estrés. Si se siente angustiada o incapaz de alcanzar sus metas por si sola, considere obtener ayuda de un psicólogo.

“Las madres frecuentemente ponen las necesidades de sus familias por adelante de las suyas”, dice Nordal. “Las madres tienen que manejar su estrés para su propia salud, y también para sus seres queridos. La manera en que una madre maneja su estrés sirve como ejemplo para el resto de la familia. Otros miembros de su familia imitarán comportamiento insalubre”.