Cómo controlar la inquietud provocada por un terremoto en otro país

En el caso de las personas con amigos o familiares que residen en regiones afectadas por los terremotos, el contacto con coberturas de noticias referentes a la devastación provocada por un sismo, puede causarles gran desasosiego, particularmente si no tienen noticias referentes a la seguridad y bienestar de esos seres queridos. Incluso para quienes no tienen conexiones personales con el país en cuestión, las noticias pueden resultar abrumadoras.

APA ofrece los siguientes consejos para controlar su aflicción:

  • Limite el acceso a los noticieros. El contacto con la repetición de imágenes procedentes del desastre puede incrementar aún más su estrés. Aunque seguramente querrá mantenerse informado—especialmente si conoce personas que residen en la localidad afectada en Chile—la limitación del acceso a los noticieros puede disminuir su estrés.
  • Controle lo que pueda. Hay rutinas en su vida que pueden continuar, tales como ir al trabajo o a la escuela, y cocinar. Es útil mantener estas rutinas para no estar pensando constantemente en el terremoto.
  • Adopte conductas saludables. Consuma alimentos bien balanceados, haga ejercicio regularmente como dar una larga caminata y descanse lo más que pueda. El estímulo de su bienestar físico favorece su salud emocional y puede incrementar su capacidad de hacerle frente a la adversidad de un desastre natural.
  • Mantenga las cosas en perspectiva. Si bien un terremoto trae consigo grandes tribulaciones y pérdidas, recuerde que debe enfocarse en las cosas buenas que le ocurren en su vida. Persevere y confíe en su capacidad de afrontar los días difíciles que vendrán.
  • Busque una forma productiva de ayudar, si es posible. Existen numerosas organizaciones para proporcionarles diversas formas de ayuda a los sobrevivientes de un sismo. Contribuir con ayuda monetaria o hacer trabajo voluntario es una acción positiva que puede ayudarle a marcar una diferencia.
  • Esfuércese en mantener una perspectiva positiva. Muchas personas que han sufrido una tragedia descubren que han crecido de alguna manera en el proceso, como resultado de su perseverancia ante la tribulación. Con el paso del tiempo, pueden descubrir fortalezas internas y tener un mayor aprecio por la vida.

Un psicólogo puede ayudar

A muchos les bastará poner en práctica los consejos mencionados para vencer los desafíos actuales. Sin embargo, hay momentos en que una persona puede confrontar dificultades para hacerles frente a reacciones intensas. Un profesional certificado de salud mental, como un psicólogo, puede ayudarle a crear una estrategia apropiada para seguir adelante. Es importante obtener ayuda profesional si se siente incapaz de funcionar, o de realizar actividades básicas de la vida cotidiana. Usted puede tener acceso a psicólogos en su localidad de residencia, poniéndose en contacto con la asociación de psicología de su estado. Gran parte de estos psicólogos han pasado entrenamiento especializado en trauma y labores de socorro en caso de desastres.

Los psicólogos tienen licencias otorgadas por el estado en el cual desempeñan su profesión. En el proceso de obtención de sus títulos doctorales, reciben uno de los niveles más altos de educación entre todos los profesionales de la salud, dedicando un promedio de siete años a la educación y entrenamiento después de recibir sus diplomas universitarios.

Invitamos a los lectores de habla hispana a visitar al Centro de Apoyo para obtener más información.